Páginas vistas en total

martes, 21 de enero de 2014

EL RELOJ INTELIGENTE



LA HOGUERA DE LAS TRIVIALIDADES


¿RELOJ INTELIGENTE?
miren cómo tenía razón (*)



Vamos a ver.


¡ Nos proponen ahora la compra del último gadget que faltaba para completar nuestra colección de trivialidades!


Un reloj inteligente.(¿?)


Reloj inteligente?
Muy bien. Y todos a buscar y a ver cuál tiene las mayores prestaciones…


Pero es que cada vez lo más banal y lo más inútil prima en nuestras decisiones de compra?


No es suficiente que nuestro teléfono móvil tenga un reloj, además totalmente preciso? Y por añadidura todas las funciones que cacarean los creadores del reloj inteligente, para mí uno de los más insultantes gadget que pueden haberse creado?


Para qué necesitamos este aparato que nos conecte con otro aparato como el teléfono y que en su pequeña pantalla informa lo mismo que el propio teléfono?


Por decir algo civilizado, creo que es un objeto redundante, los que denomino en la jerga de los diseñadores como un perfecto "BODRIODUCTO". Es decir un bodrio de producto.


Nos enseñaron en la Universidad y luego nosotros enseñamos que cuando un objeto X solapa su función con otro más completo, X pierde efectividad. En este caso X el reloj, pasa a un ominoso 2º plano. Porque no agrega absolutamente nada que no tenga al que intenta suplantar o complementar.


No se preocupen los consumidores de productos banales en esta hoguera de las trivialidades. Con el tiempo la pantalla del reloj crecerá, crecerá y crecerá; hasta ser casi tan grande como la del teléfono, creando una nueva moda, ya anticipada por el Super Agente 86 en sus geniales episodios.


Entonces nos preguntaremos en medio de la confusión existencial: ¿y ahora qué haremos con el teléfono? ¿O con el reloj inteligente?


Otra muestra de la trivialidad para la muñeca...
Muy posiblemente en esta sórdida batalla, en éste combate a muerte, perecerán ambos contendientes. Teléfono y reloj inteligente morirán de éxito.


Pero muchos consumidores en el velatorio se preguntarán al ver los cadáveres titilantes, emitiendo sonidos y lucecitas de colores, si no se nos habrá ido la mano con la banalidad.


Pero será tarde. 

Vendrán luego, tiempos de reflexión. Y tal vez, volveremos humildemente al teléfono, un antiguo aparato que servía para comunicarnos desde casa o la oficina y al reloj pulsera, aún más antiguo que el teléfono y que cuenta la leyenda, servía (créase o no) para dar puntualmente la hora. Nada más pero nada menos.
_________________________________________________


ÚLTIMO MOMENTO: Tengo informaciones DE MUY BUENA FUENTE que la nueva serie de relojes inteligentes agregarán un nuevo invento alucinante de componentes mecánicos, no electrónicos, que añadirá leyenda al producto y a los consumidores, convirtiéndolo en SUPER COOL

¡ la cuerda !.

1 comentario:

  1. Buenas tardes Fernando

    Estoy de acuerdo, y para agregar insulto a la injuria, se viene algo todavía más "TRENDY", estoy hablando de las Google Glass, esto es, nos quieren ofrecer Smart Phone, Smart Watch y Smart Glasses.
    Esas tales gafas van a tener que hacer algo muy grande, algo que haga la diferencia, algo novedoso, algo necesario, sino, solo será otro artefacto inutil.

    Saludos desde Medellín, Colombia

    Gracias

    ResponderEliminar

La puerta está abierta. Comente y proponga. Esté Ud. de acuerdo o en desacuerdo. En cualquier caso, es Ud. siempre bienvenido. Su opinión es válida e interesante. Sólo se pide disentir sin insultar. No siempre el que habla más fuerte, tiene la razón. El contenido de esta página es de libre distribución, siempre que se cite la fuente y el autor. Si considera que sus derechos de autor o de imagen han sido vulnerados, le rogamos me lo comunique. Lo corregiré de inmediato. Si desea consultarme, puede hacerlo por mail (fw@arquitectoweissmann.com) o teléfono (+34 609725240), cuando lo desee.