domingo, 3 de noviembre de 2013

MI SERVICIO A LA CULTURA Y A LOS MINDUNDIS.



COMPRENDAMOS EL ARTE 

Y SUS MINDUNDIS(*)



Qué hace que una obra de un mindundi (*) se convierta en una apetecible forma de inversión.

Exceptuando el talento, las respuestas son varias: el marketing, el esnobismo, el “boca a oreja”, encontrar el canal y/o galerista adecuado y poco más.
Pero fundamentalmente el marketing.

Porque es sorprendente que alguno de los trabajos pictóricos que se ven en importantes exposiciones, tengan la misma seriedad de los dibujos o esculturas de mi nieta Lia que ahora tiene 6 años.
Y tal vez menos gracia.

También, me parece que la actitud del artista es importante para que sus obras sean un éxito. 
El drama, el alcoholismo, la miseria, la drogodependencia, el desparpajo, el desafío montaraz a la actualidad, sus desórdenes y/o tendencias sexuales, sus enfermedades (cuanto más graves, mejor); el misterio que envuelva su vida, amores y la obra; la edad provecta del artista todos son  puntos a favor, y hace que “la obra” se valorice rápidamente en este resbaladizo mercado, suponiendo un próximo deceso...

En síntesis, conviene a efectos mercantiles, ser un “artista maldito”…

Trabajos hay, en algunos casos,  que no tienen siquiera la dignidad de una obra elaborada. Me vienen a la cabeza dos o tres obras de Tàpies. Una que es un cuadro vacío con el marco colgado al revés, la segunda un ropero con ropa mugrienta y desordenada en su interior; y la tercera un mural infame que hizo en el gobierno de la Generalitat…Pongo fotos de otras igualmente impresentables. Dicen en la Facultad de Arquitectura que “el papel todo lo aguanta" y con este “artista” y tantos otros, habría que confirmar que es cierto.



Sin embargo una buena crítica que diga por ejemplo sobre la “inocencia” en el trazo del artista hacia el lienzo, genera tensiones existenciales…y que hacen reflexionar sobre la finitud de la vida…O algún comentario parecido y fundamentalmente incomprensible. Parecería que la crítica descubre temas que el visitante, ni imaginó. Y ni tampoco siquiera el pintor, en la mayoría de los casos.

Picasso dijo sarcásticamente y en varias oportunidades que le gustaba leer las críticas de sus exposiciones porque por ahí encontraba respuestas a preguntas que ni él se había planteado, en especial al significado de sus cuadros que él, ni por asomo, había figurado…Sin duda, me producen una sana envidia estos hallazgos a los que nunca tuve acceso, tal vez porque pensé que el arte era demasiado importante y serio para que un mindundi como yo, lo practicara…

En mi vida profesional me reduje a diseñar temas y objetos que fuesen útiles para la gente, tuviesen alguna ética y sentido, y que, lógicamente, permitieran desarrollarme y ganar honestamente el sustento.

Además (y esto últimamente), pareciera que hay “arte” en cualquier manifestación elemental, trivial y/o pedestre e inocente (por ejemplo: arte es cómo llevar una bandeja, en cómo interpretar una canción, en cómo planchar una camisa, en cómo hacer una paella, o poner la mesa…)

Arte hay entonces por todas partes…

En el diseño pasa algo parecido. Cualquier bodrio, al agregarle “es de diseño” incrementa su valoración en el mercado y si es producto de consumo masivo, aumenta su precio al doble…En este blog puse varios ejemplos que denominé "bodrioductos"; en este momento, sólo me viene al recuerdo un espantoso exprimidor de naranjas de la firma Alessi. Poco importa si es funcional, cómodo, o ni siquiera si la gente reconoce bien su función o si no se le dice qué producto es ni se entera, ni para qué sirve...

Debo reconocer que algunos artistas escapan de esta caracterología. Los hay trabajadores, metódicos, estudiosos, serios, con propuestas atractivas. Pero éstos, al no tener una vida torturada, al no tener hambre, al no drogarse, se convierten inmediatamente en mindundis, gente del montón, que poca gente los reconocerá casi perdiendo entonces la característica de “artista”. Y su obra transcurrirá por carriles que muy pocas veces llegan al éxito. Ojalá, siempre lo deseo, les alcance para su manutención y desarrollo como seres humanos.

 Que ya es mucho y se agradece!
__________________________________________________________________
(*) Nota: mindundi significa persona insignificante o de poca categoría.
__________________________________________________________________




If you want to read this blog in English use the built-in Translator.

Si voleu llegir aquest bloc en català utilitzeu el traductor incorporat.

Si vous souhaitez lire ce blog en français, utilisez le traducteur intégré.

Wenn Sie diesen Blog auf Deutsch lesen möchten, verwenden Sie den integrierten Übersetzer.

如果你想用中文阅读这个博客,请使用内置的翻译器

Если вы хотите прочитать этот блог на русском языке, используйте встроенный переводчик.

LA EXTRAÑA AMISTAD

LAS OBRAS PÚBLICAS y los POLÍTICOS Hay una rara hermandad inalterable que no se detiene con el paso del tiempo en países de América y d...