viernes, 4 de mayo de 2018

CÓMO LLEVARSE BIEN CON SU ARQUITECTO

NO ES MUY DIFÍCIL LLEVARSE BIEN!...

Vamos a aclarar algunos temas.

Los Arquitectos somos personas normales...aunque muchas veces no lo parezca. En general somos gente buena, simpática, "enrollada", que nos gusta mucho el trabajo que nos piden.
Estamos muy bien preparados en matemáticas, física, dibujo, programación y en una manera de pensar que mezcla lo artístico con lo técnico.
Eso, no nos da ningún derecho, evidentemente.

Se recurre a nosotros cuando hay que realizar una casa, un edificio, una urbanización, un planeamiento de ciudad, un objeto de uso cotidiano, un mobiliario.
Tenemos el mismo objetivo con el trabajo.
Estamos preparados para eso. Años de materias de estudio como Diseño, Instalaciones, Legal y otras nos capacitan para comprender qué necesita el Cliente.
Sabemos coordinar los industriales que realizan materialmente los proyectos que salen de nuestros ordenadores, de nuestras manos, de nuestras cabezas...
Sabemos cómo planificar los gastos de las obras que nos confían, cómo y cuando pagar estos servicios, entre otras particularidades.

Para lo que la Universidad no nos prepara es para asumir responsabilidades que no nos tocan y que los Propietarios, creen que nos corresponden.
No somos responsables (aunque lo parezca) si el Electricista no fue, si el camión del Hormigón no llegó; si los albañiles ensuciaron el jardín; si el gas de la cocina no tiene "fuerza"; si el carpintero se atrasa una semana con el mobiliario...y así 250 conflictos parecidos más...

Hacemos lo posible para que la coordinación funcione, pero trabajamos con seres humanos, que tienen familia, hijos, problemas iguales que los nuestros y los de la Propiedad. Por ese motivo, se atrasan, se equivocan (igual que nosotros), se cansan, toman vacaciones y además (importante) suelen tener otros trabajos simultáneos en otros sitios, por lo cual también deben dividirse en dos o en tres.

Para terminar: en los honorarios NO ESTÁ INCLUIDO ni forman parte, las desconfianzas, las malas caras, las discusiones por algún motivo de los trabajos, el meterse a dar órdenes en la obra... Bastante tenemos los Arquitectos en lidiar con los Ayuntamientos, las Municipalidades, los Contratos, la Administración de las obras, las Memorias Técnicas y el desarrollo normal de los trabajos, como para tener que ver caras largas, o situaciones conflictivas, que no tienen nada que ver con nuestro trabajo, y que son éstos temas, los que desgastan la relación durante la obra, producen fricciones, en general evitables si leen esto, lo comprenden y lo ponen en práctica.

Llevarnos bien, es mejor para el resultado de la obra, y ruego tener presente que el Arquitecto, lo que menos desea es entrar en conflicto con la Propiedad a quien sirve con conocimientos, discreción e ilusión.

Tenga Ud. en cuenta que su objetivo como Propietario con la obra es el mismo que tiene el Arquitecto. Terminar bien los trabajos y que todos queden satisfechos

Hasta el próximo post!
_____________________________________________________________________________________________

If you want to read this blog in English use the built-in Translator.
Si voleu llegir aquest bloc en català utilitzeu el traductor incorporat.
Si vous souhaitez lire ce blog en français, utilisez le traducteur intégré.
Wenn Sie diesen Blog auf Deutsch lesen möchten, verwenden Sie den integrierten Übersetzer.
如果你想用中文阅读这个博客,请使用内置的翻译器
Если вы хотите прочитать этот блог на русском языке, используйте встроенный переводчик.

ARQUITECTO: MANUAL DE USO

ARQUITECTO: MANUAL DE USO Este post está dedicado a algún Cliente arriesgado, que desee contratar los servicios de un Arquitecto y ser...