martes, 18 de agosto de 2015

DISPAREN SOBRE EL MECENAS




ILUSIONES

¿A quien no le pasó por la cabeza ésta fantasía? Veamos.

1.       Soy Arquitecta/o; me toca hacer una obra para el importante señor XX. Quedará tan bien que me recomendará y mi Despacho dejará de pasar penurias.

2.       Soy Modisto/a; me recomendaron una clienta que se casa. Le haré el vestido y quedará tan bien que se me llenará mi atelier con interesadas en vestidos especiales.

3.       Soy Médica/o: atendí en mi especialidad a un paciente que según parece es un importante político. Se me abre una puerta insospechada al futuro.

4.       Soy Pintor/a: vendí en mi exposición última una naturaleza muerta a una persona que me dicen es de la importante empresa XXXZ  S.A. Tal vez me pidan cuadros para el exterior.

5.       Soy Abogada/o: estoy haciendo un juicio a un personaje de la construcción. Si lo llevo bien, podré convertirme en su letrado de cabecera.

6.       Soy Administrativa/o: se jubila el jefe y tengo muchas posibilidades de convertirme en su sucesor. Hace 37 años que estoy en la Empresa…

7.       Soy escritor/a: publiqué un par de relatos en un portal de Internet y lo leyó un importante Editor que me asegura publicará y empezará mi camino a la fama.

8.       Soy cocinera/o: hoy un cliente preguntó en el comedor el nombre del cocinero. ¡Mira si me busca para ir a un importante Restaurante del Centro de la Ciudad y salgo de este bar de barrio!

No dudo que algún pequeño porcentaje de estas situaciones pueden llevar a concretar esa ilusión. Pero la estadística debe ser mínima. Y lo digo por experiencia propia en dos de estos planteos.
El 1 y el 7.

Por mejor que quedó la obra, ahí terminó todo. Luego…a seguir remando. Encontrar otro Cliente y repetir. Más o menos como el suplicio de Tántalo...

Por mejor que sea el cuento publicado rara es la vez que aparece el mecenas invisible que te toca con la varita mágica. A muchos nos hubiese gustado encontrarlo y que nos dedicara algunos minutos. Me pregunté muchas veces cómo hacían los pintores del Renacimiento para acercarse a las clases dominantes de esa época, que los contrataban, les daban casa, comida, atelier, modelos, ayudantes, pinturas, y hasta los mármoles para esculpir.

No tuve esa suerte. Tal vez se me perdió la ambición en algún sitio o se me subieron demasiado las ilusiones a la cabeza. Lo seguro que me falló el marketing. Porque las obras quedaron casi siempre bien!

Pero puedo asegurar que en cada obra nueva que realizo, en cada cuento que publico, la ilusión se repite igual y es la misma. La diferencia es que ya ni busco, ni espero al "mecenas". Lo doy por desaparecido!...

Tengo la impresión que cuando esta ilusión no sea la misma, será el momento de “colgar” los lápices, el ordenador, las agujas, los códigos, las ollas, los pinceles, el estetoscopio y darnos cuenta que se terminó todo.

Será finalmente un descanso.

ARQUITECTO: MANUAL DE USO

ARQUITECTO: MANUAL DE USO Este post está dedicado a algún Cliente arriesgado, que desee contratar los servicios de un Arquitecto y ser...