domingo, 8 de diciembre de 2019

LOS ULTIMOS DIAS DE MI LAPIZ

CRÓNICA DE UNA MUERTE INCOMPLETA


Esto sucedió hace más de 20 años, pero igual lo recuerdo.

Estos son lápices.
Es la fecha aproximada de la muerte de los lápices.

El asesino confeso, fue el ordenador (o computador). Técnica que tuvimos que aprender necesariamente por el crecimiento de la tecnología, que fue acorralándolo hasta casi, hacerlo desaparecer.

Digo casi, porque aunque en algunos casos con un poco de vergüenza, lo seguimos usando. Medio a escondidas. Y como en un viejo culto secreto, admirándolo.

Cierto es que algunas de sus características, se lograron en los programas o software de dibujo. Algún matiz, algún sombreado, algún cambio del tamaño de la punta se reproducen mas o menos, pero con la artificialidad que no incluyen la presión individual y personal de cada mano, ni el pulso humano. Ni siquiera con los lápices informáticos, adaptados para el dibujo en tabletas.

Las inolvidables prestaciones de los lápices tradicionales.
Pero el lápiz tradicional, el de madera o el automático con minas cambiables y los que aprendimos en clase a usarlo, nunca olvidaremos las horas que nos acompañó en nuestra formación de Arquitectos. 

Cómo admirábamos la envidiable maestría con que lo usaban nuestros Docentes!. Profesionales de mi camada, seguro lo recuerdan...

Ahora, nuestros estudiantes, nuestros nietos lo ven como casi, una curiosidad.

Si, para nosotros estudiantes en ese momento y durante gran parte del ejercicio de la profesión, ha sido un compañero inapreciable e insustituible.

En lo personal, debo confesar que no enterré mis antiguos lápices en ningún cementerio

Tengo vivos unos cuantos, con los que a veces, charlamos frente a un folio en blanco, como lo hacen viejos compañeros de andanzas. Y recordamos viejas anécdotas, viejas enseñanzas, viejas historias.

Además con el respeto que se tienen por esos viejos amores inolvidables.
 
Y nos seguiremos queriendo y respetando como el 1º día.

Larga vida a nuestra relación! 

LA EXTRAÑA AMISTAD

LAS OBRAS PÚBLICAS y los POLÍTICOS Hay una rara hermandad inalterable que no se detiene con el paso del tiempo en países de América y d...