miércoles, 18 de mayo de 2011

LOS PELIGROSOS ADICIONALES

LOS ADICIONALES Y SU MISTERIO

En toda obra se producen imprevistos. Estos no dependen de la buena o mala fe de quien la construye. Normalmente pueden ser accidentales (pinchadura imprevisible de un tubo de agua, o electricidad) o generados por el mismo desarrollo de los trabajos (reparar un desnivel de pared o suelo) o solicitados en la mayor parte de los casos por el mismo Propietario que entusiasmado por el nuevo aspecto que van tomando las estancias, quiera mejorar un acabado, agregar un techito, un halógeno mas, etc. 

Normalmente una Empresa seria advierte que estos “trabajitos extra”,  tendrán un costo extra que no figura en el presupuesto. El Propietario debe conocer y aceptar el monto de lo que resultará este trabajo antes de ser realizado. Para evitar disgustos y malos entendidos, esto es lo correcto.

Es bastante frecuente que en el "fervor de los trabajos", estos temas no se aclaren lo suficiente y luego, cuando aparecen las facturas el Propietario ponga el grito en el cielo, y se malquiste la relación con la Empresa o el Arquitecto.

Siga estos consejos, verá que la obra no será una tortura y que la dificil relación que se plantea puede terminar bien.

Desde ya, pueden consultarme a este blog, las veces que necesiten. Muchos lectores ya lo hacen!
Será un placer responderles y orientarles.

ARQUITECTO: MANUAL DE USO

ARQUITECTO: MANUAL DE USO Este post está dedicado a algún Cliente arriesgado, que desee contratar los servicios de un Arquitecto y ser...