Entradas

Mostrando entradas de enero 1, 2014

LA SAGRADA HERMANDAD DE LA VIRGEN DE LOS PUDIENTES

Imagen
EMPLEADO o AUTÓNOMO
La duda es una constante que se produce muchas veces a lo largo de la vida de ambos.
El Autónomo y el Empleado. Ambas formas son una elección.
El que nació para autónomo mira a los empleados casi desde arriba, cuando tiene mucho trabajo y el empleado lo hace cuando sabe que el autónomo está sin faena…
Es una especie de lucha eterna en el tiempo, y que no terminará jamás. Otros comentan que esta lucha es como en el metro o el matrimonio: los que están fuera quieren entrar y los de adentro quieren salir.
El empleado, secretamente, envidia y admira que el autónomo tenga la libertad de elegir, no tenga jefe que le ordene nada. Que se fije sus horarios.
El autónomo, secretamente, envidia la “seguridad” que tiene el empleado que a fin de mes recibe sus 14 sueldos, hayan ido las cosas bien o mal.
El empleado tiene que hacer gambetas al jefe para que no lo llene de trabajos. El autónomo, gambetea día a día a la realidad, y ruega para “enganchar” el cliente que le de tranquilidad.