Páginas vistas en total

miércoles, 1 de enero de 2014

LA SAGRADA HERMANDAD DE LA VIRGEN DE LOS PUDIENTES



EMPLEADO o AUTÓNOMO

La duda es una constante que se produce muchas veces a lo largo de la vida de ambos.

El Autónomo y el Empleado. Ambas formas son una elección.

El que nació para autónomo mira a los empleados casi desde arriba, cuando tiene mucho trabajo y el empleado lo hace cuando sabe que el autónomo está sin faena…

Es una especie de lucha eterna en el tiempo, y que no terminará jamás.
Otros comentan que esta lucha es como en el metro o el matrimonio: los que están fuera quieren entrar y los de adentro quieren salir.

Procesión figurada del Cristo de los Pudientes!
El empleado, secretamente, envidia y admira que el autónomo tenga la libertad de elegir, no tenga jefe que le ordene nada. Que se fije sus horarios.

El autónomo, secretamente, envidia la “seguridad” que tiene el empleado que a fin de mes recibe sus 14 sueldos, hayan ido las cosas bien o mal.

El empleado tiene que hacer gambetas al jefe para que no lo llene de trabajos. El autónomo, gambetea día a día a la realidad, y ruega para “enganchar” el cliente que le de tranquilidad.

En el caso cercano a los Arquitectos (yo lo soy): para los Autónomos, tener un Cliente excelente (sea particular o el Estado) puede significar haber arreglado su vida por toda su existencia. No quiero dar ningún nombre pero si me apuran diré las iniciales de uno sólo: “empieza con Cala y termina con trava.”

A los Arquitectos empleados no les sucede esto. Sólo ruegan porque no les falte trabajo al Despacho donde trabajan. Pero el ruego es parecido. Es en realidad, el mismo.

Se trata de no quedar en ambos casos fuera de la “Sagrada Hermandad de la Virgen de los  Clientes Pudientes… y que su manto te proteja en tus años fértiles…

Los autónomos pasan por situaciones como las siguientes. Mucho trabajo, euforia. Poco o ningún trabajo: depresión.
Están siempre como un equilibrista y/o un cazador, a la búsqueda de un proyecto o una obra más. Y cuando el tema no les funciona, es ahí cuando le dan ganas de emplearse. Y hasta a veces lo hacen. Al menos durante un tiempo, hasta que un viejo contacto, le dice: -Oye; ven que hay esta oportunidad!. Ahí revive! Planta la relación de dependencia y vuelve a la lid.
Nos pasamos la vida intentando estar en equilibrio!



El empleado pasa por constantes sentimientos de abandono, de cuasi depresión, por hacer obras que no son de su estilo y por no tener la libertad que cree tiene el autónomo. Piensa que tiene mala suerte que no le reconocen ni su esfuerzo ni su conocimiento. Sólo se alegra, cuando se encuentra con compañeros de Universidad que le cuentan las penurias, los esfuerzos que hacen por encontrar un lugar, un Cliente, por sobrevivir; y lo difícil de llevar que es la libertad! Pero tiene siempre el sambenito que lo pueden dejar de patitas en la calle…

Con estas líneas no pretendo  elevar a los altares ni a empleados ni a los autónomos. Sólo deseo comentar que la mayor parte de mi vida he sido autónomo, y que conozco perfectamente de qué hablo. No se trata ni de elevar, ni de bajar a nadie. Simplemente que haya sitio (y debe haberlo) para ambos.

Aunque ahora, en estos años, y en Europa, visto lo sucedido desde el 2006 hasta el 2014 (y no se sabe cuántos quedan...), el mejor sitio que se puede encontrar en el futuro próximo es en un avión que te lleve a Alemania, Brasil, Dubái, Quatar, etc. 

Donde encontrarás trabajo seguro. De empleado o de autónomo.

Tú eliges.

2 comentarios:

  1. Un colega de por aquí3 de enero de 2014, 12:10

    Descarnado pero cierto. España está para nosotros (los arquitectos) en un túnel donde han apagado la luz, cortado el aire, y cerrado la salida. Falta poco para mandar la profesión a la mier... disculpa la palabra y pensar en otras salidas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Argentina había un capo-cómico que se llamaba Alberto Olmedo. Un verdader genio. Acuño un lema que él decía : "Siempre que llovió, paró".
      Tal vez dentro de poco haya parado la crisis y volvamos a tener buenos tiempos. Lo quwe no podemos permitirnos es bajar los brazos. Saludos

      Eliminar

La puerta está abierta. Comente y proponga. Esté Ud. de acuerdo o en desacuerdo. En cualquier caso, es Ud. siempre bienvenido. Su opinión es válida e interesante. Sólo se pide disentir sin insultar. No siempre el que habla más fuerte, tiene la razón. El contenido de esta página es de libre distribución, siempre que se cite la fuente y el autor. Si considera que sus derechos de autor o de imagen han sido vulnerados, le rogamos me lo comunique. Lo corregiré de inmediato. Si desea consultarme, puede hacerlo por mail (fw@arquitectoweissmann.com) o teléfono (+34 609725240), cuando lo desee.