miércoles, 7 de diciembre de 2011

LA FIDELIDAD FORZOSA


                                        LA FIDELIDAD FORZOSA

En los criterios de diseño, vemos como la evolución llega a límites difíciles de prever.

Citemos algunos casos.


Los teléfonos móviles son un buen ejemplo. Empezaron siendo una herramienta inapreciable para comunicarnos. Ahora son : brújulas, mapas, relojes, radios- televisión, calculadoras. Son tal vez, los equipos electrónicos que más han ido incorporando funciones nuevas y sorprendentes.
Un viejo Nokia
El Rey de los teléfonos actuales.


Las consolas. Empezaron siendo sólo juegos y es poco, comparativamente lo que se desarrollaron. Si bien, se puede jugar en grupo, con mejores calidades de los juegos, sonidos y con imágenes en 3D. Pero en su mayoría…siguen sirviendo sólo para jugar.

Una vieja consola

las modernas consolas de Juego.



Una vieja calculadora
Una calculadora actual.
Las calculadoras son otro tema. Nacieron para ayudarnos en operaciones rutinarias  y sencillas como hacer cuentas. Tuvieron un atisbo de cientificismo, incorporando fórmulas y ecuaciones…pero fueron vencidas por los ordenadores que hacían esta misma función. Ahora, esperan en los mostradores pacientemente que alguien sencillo las necesite. Su precio ha ido bajando de forma significativa y ahora prácticamente las compras por monedas.
    La popular Volturno, o Moka. En todos los hogares.
Las cafeteras hogareñas. Todos recordamos las “Volturno” o "Moka" de aluminio fundido, que iban tanto al mechero de gas o la electricidad; el agua hervía, subía, se impregnaba en los granos molidos…y ya teníamos la infusión. Cierto es que siempre sabía a agua hervida y café quemado, pero era tradicional tener una. Y cuando te independizabas y alquilabas un apto. una de las primeras cosas que llevabas, luego de un colchón y cama, era una cafetera de estas. Eran casi una demostración de independencia de tus padres y gran compañera en los estudios y   reuniones.                                                                                                                                                        Luego aparecieron las de goteo, con el filtro Melitta, que era de papel para uso de sólo una vez y en haras de la economía, los hacíamos durar mucho más, lavándolos con cuidado... El gusto del café no estaba mal, comparándolo con la anterior. Tenían además el automatismo de mantenerlo caliente, pero terminaba con gusto de hervido.
Poco después aparecieron tímidamente, las primeras express con filtro metálico “como los bares”.
La cafetera de goteo con filtro.
Duraban poco, tenían muchas averías y el café era una pálida sombra comparado con el del bar de la esquina.
Se fueron mejorando y ahora ya existen las que te muelen el café al momento en el punto deseado, tienen el agua en un depósito y sale un café exactamente igual a del bar de debajo de casa. Un verdadero gusto!                           
Las cafeteras hogareñas express que nos ilusionaban.
 






                                                        
    Quién acertó al ver este aparato por 1ª vez, que era una cafetera?



Pero de repente: la eclosión NESPRESSO. Una cantidad de artefactos de curiosos diseños (que lo que menos parecen cafeteras) y colores vivos que te ofrecían hacer el café con cápsulas individuales de aluminio, plástico, luego de papel, con ofertas donde te reintegran XX €  en dinero si compras la cafetera marca tal, con una caja de capsulas de “arábigo fuerte” o descafeinado u otros gustos variados.
Una lucha sin cuartel de marcas, ofertas, regalos, características, donde lo que algunos pocos se han dado cuenta que el negocio del fabricante no es la venta del objeto “cafetera”. Es la venta del café a precio desorbitado, por estar cómoda y sofisticadamente cerrado en una cápsula. Dentro de la capsulita, no sabes bien qué hay (será café o tiene algún misterioso espumante?) pero la bebida que sale caliente tiene un cuerpo y espuma impresionantes... Para complicar y fidelizar al cliente, cada fabricante tiene su tamaño de cápsula por la cual, realizas con el fabricante de la Cafetera, un matrimonio con fidelidad forzosa con la marca ZZ donde sólo entran las cápsulas ZZ…y ninguna otra. Además no son rellenables y valen mucho dinero (si haces la cuenta dejarás de consumir…) Y no hablemos del impacto ambiental que producen estas caras, coquetas y coloridas pastillitas. En lo personal, me quedo de todas todas, con las cafeteras italianas, que muelen en el acto y tienen una caldera y presión que saca el café como se debe tomar: en grano elegido por quien lo va a tomar, espumoso y caliente. Sin misterios.

En síntesis, hay productos que evolucionan en su diseño y en sus prestaciones de maneras naturales o empujados por el mercado o las necesidades.
Y otros que salen perfectos, cumplen y que es poco lo que podemos mejorarlos.

Un sartén, ahora y hace 100 años son similares.
Las humildes y prácticas pinzas de ropa.
Una sartén, salvo el mango o un tratamiento superficial (en general inútil), no ha cambiado a lo largo del tiempo de manera significativa. Una pinza de colgar la ropa  tampoco tiene muchas novedades en los últimos años. Estos dos ejemplos, no tienen, ni se les espera una revolución en sus prestaciones.
Nacieron y salvo algún cambio de “ropaje” seguirán así. Ni restyling, ni milongas.
He dicho.


If you want to read this blog in English use the built-in Translator.

Si voleu llegir aquest bloc en català utilitzeu el traductor incorporat.

Si vous souhaitez lire ce blog en français, utilisez le traducteur intégré.

Wenn Sie diesen Blog auf Deutsch lesen möchten, verwenden Sie den integrierten Übersetzer.
如果你想用中文阅读这个博客,请使用内置的翻译器
Если вы хотите прочитать этот блог на русском языке, используйте встроенный переводчик.

ARQUITECTO: MANUAL DE USO

ARQUITECTO: MANUAL DE USO Este post está dedicado a algún Cliente arriesgado, que desee contratar los servicios de un Arquitecto y ser...