lunes, 20 de mayo de 2013

Fábula del enemigo invisible y la culpa.



EL CLIENTE CAPRICHOSO 

Y EL ENEMIGO INVISIBLE




Apreciado colega que leas estas líneas: Verás que el día menos pensado te toca uno. Seguro. Es casi fatal. No te salvarás. No son la mayoría, pero son muchos y por muy diversos motivos.


Los tengo catalogados en varias tipologías, según el grado de tozudez.


El Cliente que tiene bolsillo para Coca-Cola y le gustaría beber Champagne. Este se queja de los detalles de la obra, exigiendo terminaciones que el presupuesto no da (y eso que se lo advertimos). Pretende que el refresco tenga el sabor del champagne Moet Chandon.... Queda desilusionado con la obra. Siempre. Y dirá que el Arquitecto no fue claro, o que lo engañó, con lo que le costó...Este es un clásico.


El Cliente que tiene bolsillo para Champagne pero pide Coca-Cola. Este se queja al revés. Cómo me haces esa terminación tan barata, con lo que me costó la obra…(pidió lo más barato de todo y eso que se lo advertimos). Queda tambien desilusionado con la obra. Siempre. Y dirá que el Arquitecto no fue claro, o que lo engaño...Este es otro clásico.


El Cliente que no se da cuenta que pide algo (cualquier cosa, un home-cinema, un refrigerador de 2 puertas, un parking), y le explicas una y mil veces que por dimensiones “eso” no entra, o si entra no cumple la función, o las dos cosas. Pero se obstina en que se lo instales. Le dices e intentas convencerlo:- mira que esto está pensado para dimensiones más grandes, o que la normativa no lo permite, etc.…Nada, ponlo igual. Luego se queja que la prestación de “eso” no era la que esperaba. Y lógicamente eres tú el culpable de todo.


Yo que tu...diría...mejor cambia...etc.
El peligroso cliente que tiene un amigo, o un albañil ó un cuñado/a, que saben de todoy opina. También se los pueden denominar como “el enterado”. En general siempre opinará al revés de lo que tú le sugieres a tu cliente: si tu recomiendas madera, el otro dirá mármol; si tu prescribes acero, “el” sugerirá aluminio; si tu propones suelos de moqueta, “el” dirá mejor parquet, y así hasta la eternidad; luego de varias actuaciones y recomendaciones en off de este tétrico personaje, “el cuñado”, te das cuenta que tienes un quinta columna en la obra que intenta tirarte abajo todas las prescripciones, que atrasa la obra y que es muy duro luchar en varios frentes, sobre todo contra un “enemigo invisible”. Ya harto, tu le planteas a tu cliente (yo lo hice varias veces), dado que tiene un albañil, cuñado tan hábil, porqué no le encargó la obra a él. Es cuando el cliente te dice: no, para nada, el es médico (o mecánico, o panadero) y sabe mucho…Y es cuando a ti te dan ganas de irte y no volver más…Por la cara que le pones de un rojo subido…, el Cliente se da cuenta que este personaje, no debe participar ni opinar más en la obra y esto suele durar un tiempo; a veces hasta el final de los trabajos, a veces reaparece; pero en general, es un personaje invisible; nunca lo verás, ahora, si lo conoces, notarás la cara de desconfianza con la que te mira…Nunca entenderás porqué. Pero pareciera que el cliente así, no se siente sólo frente a nosotros. 

Como no se podía esperar otra cosa, el Cliente al final de la obra, se olvida que el “amigo opinador” hizo atrasar los trabajos y serás nuevamente el responsable de todo.


CONCLUSIÓN: Con este post, quiero hacer llegar a los Arquitectos recientes, un llamado a la paciencia y a la tolerancia. Pero esto no significa que debamos aceptar estas cosas, más allá de lo tolerable. Darse el lugar es fomentar el respeto que deben tener para nosotros. La injerencia permanente no lleva en general a buenas soluciones. 
Tú te has pensado cien veces la obra de adelante y de atrás. Tú eres el autor. Nadie conoce mejor tu producto. 
Pienso por eso, que no podemos ni debemos aceptar terceras opiniones permanentes que distorsionan, atrasan el resultado, los tiempos y van fatalmente a la duda del Cliente y la desvalorización de nuestra responsabilidad, que más tarde o más temprano, te la exigirán.


Porque el Cliente eso no lo olvida…porque el responsable es el Arquitecto, no el "enterado".


Y si no estás atento, lo verás y lo sufrirás.


Un saludo y hasta el próximo post!




If you want to read this blog in English use the built-in Translator.
Si voleu llegir aquest bloc en català utilitzeu el traductor incorporat.
Si vous souhaitez lire ce blog en français, utilisez le traducteur intégré.
Wenn Sie diesen Blog auf Deutsch lesen möchten, verwenden Sie den integrierten Übersetzer.
如果你想用中文阅读这个博客,请使用内置的翻译器
Если вы хотите прочитать этот блог на русском языке, используйте встроенный переводчик.


ARQUITECTO: MANUAL DE USO

ARQUITECTO: MANUAL DE USO Este post está dedicado a algún Cliente arriesgado, que desee contratar los servicios de un Arquitecto y ser...