Páginas vistas en total

sábado, 13 de julio de 2013

GAUDÍ, CALATRAVA y WALT DISNEY

 

GAUDÍ: ARQUITECTO O ESCENÓGRAFO PINTORESCO?


Gaudí en su plenitud.
¿Gaudí un arquitecto con veleidades de escenógrafo o al revés?.


Se supone que un arquitecto debe construir para las personas. El personaje que trato hoy tuvo algunas dualidades excentricas.

Gaudí construía para personas medio raras; a veces para millonarios excéntricos, llamados “mecenas”; a veces para sí mismo (el caso de la Sagrada Familia) y digo para sí mismo, porque creo se consideraba un divino. Sus obras no tienen explicación alguna ni posible desde el razonamiento puro. 

Porque no responden desde el punto de vista funcional (tema que por lo visto le importaba poco) ni desde el punto de vista presupuestario (de ahí que son pocas las obras que terminó), ni mucho menos desde el punto de vista formal, cuyo acercamiento al barroco deformado por sus visiones, convirtió sus obras en un fantochada casi circense muy poco recomendable para la crítica seria y en cambio muy apta para el turismo de los japoneses y otros turistas, ávidos de sacar fotos del producto que se les enseña. Sólo visitar el Parque Güell y caminar por la sala de las columnas para tomar contacto con la arbitrariedad del planteo de Gaudí.

Lo que no puede negarse es el pintoresquismo de su obra. Caprichosa, injustificable y muchas veces difícil de creer. Pero esto, no da ningún derecho a tildarla de “genial”


Gaudí en el mejor de los casos sorprende. Por sus curiosas soluciones técnicas (a veces revolucionarias y hasta logradísimas), pero estas sucumben al conjunto, donde priman las  arbitrariedades estéticas, las paredes curvas, los caprichos insostenibles, y una parafernalia de recursos formales que no resisten ni siquiera a una crítica benevolente. No se comprende cómo en sus edificios de apartamentos, no hay cama ni ropero estándar que se pudiera ubicar. Esto podría hacer las delicias de algunos interioristas o decoradores, pero no y sin duda, de los usuarios.



En Gaudí prima tal vez lo “estético-escenográfico”, por así decirlo, pero a su manera. Envuelve su onirismo arquitectónico con una pátina a veces místico-religiosa y a veces de “genialidad” que quienes tuvieron que sufrirlo, imagino no se lo han creído, cuando han tenido que pagar sus engendros carísimos o derribar y rectificar paredes para ubicar un sillón, o un aparador... 

Uno de sus mecenas dicen, el Conde Güell,acabó peleado con Gaudí y arruinado en su economía por estos “vaivenes” de su pseudo-genialidad que consistía en hacer pocos planos, improvisar en las obras y entrar en frecuentes crisis místicas.


Su “escuela”, conocida como “modernismo” no tuvo mayor trascendencia una vez que desapareció el maestro; nadie la continuó, porque es muy difícil engancharse al despilfarro de un trasnochado, que tenía visiones religiosas que lo llevaban a poner apelaciones a Dios, los Santos, Vírgenes y otros personajes bíblicos en sus fachadas o techos. Analicemos las diferencias con Le Corbusier, o Mies Van der Rohe, cuyas obras aún hoy siguen y seguirán siendo objeto de estudio y consulta por su raíz y fuerza de planteo.



Ventilaciones "peneiformes".
Fachadas o terrazas que para Gaudí, tanto se poblaban de esculturas, como de monstruos, como de antifaces, como ventilaciones con forma de penes deformados, o bancos de azulejos partidos.Sus trabajos quedan como un catálogo de rarezas, para un museo que publicite la excentricidad de sus piezas raras (como podrían ser carneros con 2 cabezas, una guillotina de la Revolución Francesa, un trozo de friso egipcio, una momia de faraón. O un incunable de la época de Güttenberg). Creo que sus rarezas, que cultivaba concientemente, agregaron un halo de misterio a todas las obras que encaró.

En el desajuste presupuestario Gaudí se parece a otro arquitecto o ingeniero actual, el Sr. Calatrava, cuyas obras (tambien icónicas...) como mínimo duplican casi siempre la estimación inicial de costes.

Aconsejo ver un artículo donde se muestran las carísimas pifias del celebre Sr. Calatrava, que de suceder a cualquier otro Arquitecto del planeta tierra, pondría en duda su Diploma, sus conocimientos, su idoneidad y seguramente la suspensión de por vida de Colegiatura y firma de cualquier plano; lo dicho, vean estas fotos y comentarios.
http://www.elconfidencial.com/multimedia/album/cultura/2016-06-08/las-10-chapuzas-millonarias-de-santiago-calatrava_1213908/#9 


Pienso, empero, que si en alguna parte existiese una continuación de su obra, debería ser de inspiración en las escenografías de las óperas ítalo-alemanas, como Il Trovatore, Rapto en el Serrallo, u otras. Porque allí, al acabar la función se desmontan los decorados, se guardan…y hasta la próxima representación…Nadie le da más trascendencia que la de un decorado gracioso...

La Sagrada Familia. No confundirse con la foto de abajo
Pero las obras de Gaudí, persisten y se ven de manera cotidiana, para sorpresa del viandante y el turista que viene a Barcelona. 

Castillo de Campanita. No confundirse con la foto de arriba.
Y la Sagrada Familia (interminable felizmente desde hace 80 años) es la nave estandarte del culto a este arquitecto. Un ícono caprichoso, pero ícono verdadero de una ciudad como Barcelona, cuya silueta se repite sin ningún pudor en todos los gadgets que se precien; platos, esculturitas, réplicas del mobiliario, etc. Seguir su construcción, es como intentar reconstruir el Partenón griego; créase o no, pero la Sagrada Familia continúa hasta nunca terminar...Además alimentando a una tribu de continuadores eternos.

Sé que con esto que opino me estoy granjeando la animadversión de admiradores y algunos colegas catalanes, que hablan de Gaudí como si fuese la autoridad máxima divina e intocable de su arquitectura, pero hay a veces que tomar decisiones y decir las cosas como se piensan, se sienten y sobre todo, se ven...

Esto que digo no es óbice para que la vayan a ver todos los turistas que se acerquen a Barcelona. No se defraudarán. Por ejemplo los japoneses son Clientes permanentes.

La Sagrada Familia, es un espectáculo más, sobre todo cuando la iluminan, más o menos como el Castillo de Campanita de cualquier parque temático de Walt Disney. 

Pero por favor, no confundirse!  Una cosa es una cosa y la otra...vaya Ud. a saber.


21 comentarios:

  1. Muy bueno tu comentario y tranquilizador.
    Cuando estuve en Barcelona hicimos la visita a la Sagrada Familia y me pareció tan feo y de tan mal gusto,que no podia opinar,no obstante escuchaba los comentarios de otras personas y estaban todos maravillados.
    Eso siempre me hace pensar si no seré la equivocada.
    Pero al ver que una persona tan preparada en este tema piensa igual,me da gusto.
    Con respecto a Calatrava es diferente.En Beijing me pareció genial los puentes y los estadios que hizo para las Olimpiadas.
    Tambien me gusto el puente que hizo en Valencia.Silvia

    ResponderEliminar
  2. Hay que dejarse llevar por la ola, sólo en el surf. Nunca te apuntes a lo que diga la gente, si no estás de acuerdo con ello. El premio es la independencia. Pero a veces, la cobran cara. Un beso Silvia!

    ResponderEliminar
  3. Beatriz Vaitkevicius25 de julio de 2013, 17:03

    Hola! No pude resistir el contactarte, después de que de pura carambola encontré tu blog en un comentario tuyo en Clarín Arq. Ese blog me llevo al otro blog y me has hecho reir bastante. Coincidimos en varias opiniones (Tapies, Maradona) por darte un par de ejemplos, te has ensañado con Gaudí, pero yo lo quiero!! He estado en BCN el año pasado en marzo y este año para las fiestas. Tengo viviendo ahí a mi hija Guadalupe, diseñadora gráfica(UBA), tenemos el pasaporte italiano y eso ayuda mucho. Ella vive y trabaja en BCN desde hace 6 años y medio. Le está yendo bien. Barcelona me resulta una ciudad bellísima. Que decirte de los Buenos Aires...se está poniendo complicado vivir acá. Bueno, nada más que felcitarte por tus escritos regados de muy buen humor e ironía. Un saludo a través de los mares

    ResponderEliminar
  4. Cada vez, la imagen que tiene Gaudí va tomado el camino que le corresponde. Es decir el de la arquitectura espectáculo, equivocada, rimbonbante, sin "chicha". Vi en otro post que Ud. llama bodrioductos a algunas obras. Es una buena palabra. Los edificios de este Gaudí, parecen para ilustrar historietas bizarras. Nunca me iría a vivir a un sitio así, que es visitado como si se tratara de una curiosidad. que al fina, me parce que es lo que es.

    ResponderEliminar
  5. Por supuesto que Gaudí hace una arquitectura espectáculo. Pero esa arquitectura, tiene fundamento y una historia mucho más clásica que Argentina. ¿Usted no cree que los romanos hacian espectaculares edificios? ¿No cree que el gótico era decorado además de lugar de oración?
    Respeto su gusto, pero particularmente me repugna la arquitectura socializante y pobre. Para eso no necesitamos más profesionales que los "maestros de obra", cuando más incultos y comunistas, mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema, apreciado amigo, es que la arquitectura espectáculo, es apta para los parques de diversiones, para las Exposiciones, pero nunca para la iglesia, donde se pretendería una comunicación mística, que en el caso de La Sagrada Familia, no se cumple, ni se cumplirá. Seguirá siendo un espectáculo para las fotos de los turistas, mas o menos como El Castillo de Campanita. Gracias por su comentario!

      Eliminar
  6. Soy arquitecto, recorrí distancias para ver la Ville Saboye, subí la colina de Ronchamp y no dudé en visitar muchas obras de grandes maestros de la arquitectura. A pesar de haber residido en BCN nunca encontré el momento de hacer la extensa cola para visitar la Sagrada Familia por dentro, a pesar que me llamaba mucho la atención. Tu articulo le dio forma a una idea que habia en mi subconsciente y no terminaba de cuajar, será la presión social que no nos permite a veces animarnos a pensar distinto. Un abrazo. German.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te contaré porqué me tomo estas "licencias" sobre la Sagraada Familia que pueden ser fatales, sobre todo porque hace casi 25 años que vivo y ejerzo en Barcelona. Puedo acabar por ejemplo torturado por las huestes que creen que Gaudí y algún discípulo son el "non plus ultra" de los arquitectos... Es que estoy a punto de pasar la sesentena y los humos y fantasmas ya no me asustan. Un saludo cordial y están las puertas abiertas para tus colaboraciones cuando quieras!

      Eliminar
    2. Te agradezco y aprovecho a comentarte que tambien viví ocho años en España y extraño mucho ese país donde pasé buenos momentos. Me duele mucho ver que la situación no mejore y nuestra profesión es una de las que mas la están sufriendo. Suerte y que vengan tiempos mejores pronto! German

      Eliminar
  7. Conoces el mejor negocio del mundo?

    Por supuesto: comprar un argentino en lo que vale y venderlo en lo que dice valer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para Anónimo del 27 de Diciembre del 2013. Conozco un refrán que dice: el anonimato, es la máscara de la cobardía. Te sugiero que ni compres ni vendas a un argentino, salvo que venga recomendado.

      Eliminar
  8. Un blog menos a seguir. Tus amados corbu y mies tambien doblavan los presupuestos. No aportaron nada bueno a la arquitectura. El mundo era mejor arquitectonicamente antes de sus apprtaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario. Por acá se dice: "para gustos, los colores".

      Eliminar
  9. 1ª PARTE Buenos días:
    Sé que el post es de 2013, pero no me he podido resistir. Tampoco creo que haya variado mucho su opinión sobre Gaudí, aunque esto sin duda hablaría a su favor.
    Más allá del paladar de cada uno, encuentro en su post muchas afirmaciones que creo injustas. Otras simplemente son erróneas: supongo que considera las matemáticas funcionales, por lo que es evidente que la Sagrada Familia no lleva 80 años en construcción, sino más de 130 (desde 1882; desde 1883 con Gaudí).
    Choca que alguien, sobre todo si tiene estudios de arquitectura, pueda afirmar que Gaudí dejaba de lado la funcionalidad en sus obras. Si algo tiene Gaudí es que todo tiene una intención (y por ello una función), no pone nada por poner o por enseñar músculo. Entienda mi sorpresa cuando como ejemplo de esto acusa de arbitrariedad la colocación de las columnas del Park Güell. Hombre, con todos los respetos, eso es como ahorcarse con su propia cuerda. Me explico. Las columnas de la sala hipóstila del Park Güell están colocadas no solo para levantar la plaza superior, lo cual ya sería suficiente motivo, sino que además responden a un estudio geométrico de Gaudí del terreno. Algunas de las columnas no son estructurales, sino que están huecas y sirven para filtrar el agua que se podría acumular fatalmente en la plaza superior. El agua baja hasta un depósito situado en un sótano bajo la sala hipóstila. Cuando el famoso lagarto del parque sacaba agua por la boca indicaba que el depósito estaba lleno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 2ª PARTE
      Otra de las afirmaciones injustas, en mi opinión, es en lo referente a los mecenas. Acabáramos. Miguel Ángel o Velázquez como tantos otros también pintaron por encargo y tuvieron mecenas. En cuanto a la arquitectura, por su naturaleza, son todos. No conozco a ningún arquitecto reconocido que pague sus obras. Por lo tanto, es una crítica gratuita.
      Más. Cita a Le Corbusier y Mies van der Rohe como arma arrojadiza contra Gaudí. ¿Por qué todos los fan(áticos) de estos se ponen de acuerdo en despreciar a Gaudí? ¿Viene en los 5 puntos de Le Corbusier? El propio Le Corbusier, con un estilo tan alejado al de Gaudí, no escatimó en su momento elogios a la obra del de Reus:
      “¿Antagonismo entre el 1900 y las “cajas de jabón”? Para mí ese conflicto no existía. Lo que vi en Gaudí era la obra de un hombre de una fuerza, de una fe, de una capacidad técnica extraordinarias manifestadas durante toda una vida de cantero; de un hombre que hacía tallar las piedras ante sus ojos sobre trazas verdaderamente muy pensadas. Gaudí es “el constructor” del 1900, el hombre de oficio, constructor en piedra, en hierro o en ladrillo. Gaudí era un gran artista; sólo aquellos que conmueven el corazón sensible de los hombres quedan y quedarán. Significa la arquitectura que triunfa sobre todos los problemas reunidos en la línea de fuego (estructura, economía, tecnicismo, utilización), gracias a una ilimitada preparación interior para la observación. La arquitectura es fruto del carácter, justamente eso: una manifestación de carácter.”

      Eliminar
    2. 3ª PARTE
      Creo que algunos son más papistas que el Papa... Y eso que Le Corbusier no entendía a Gaudí ni la Sagrada Familia. Pero, por ejemplo, quedó fascinado con el techo ondulante de la escuela de la Sagrada Familia. Tanto que tomó nota* y le inspiró para su Nôtre Dame du Haut, en Ronchamp.
      *http://1.bp.blogspot.com/-k2M-x9fj7Aw/UQZZtVe7oHI/AAAAAAAAHw8/dHuLttR4xk4/s1600/CORBUSGauEsc.jpg

      Otra de las afirmaciones desafortunadas es la siguiente: <>.
      Primero habría que aclarar que el Gaudí de madurez, el de la Sagrada Familia, ya no es modernista. Tiene su propio estilo naturalista. Va mucho más allá de las obras más propiamente modernistas que había realizado.

      Segundo. No obstante, decir que el modernisme no tuvo recorrido, cuando en toda Europa el modernisme/art noveau/Modern Style/Tiffany/Jugendstil ha dado muchas de las mejores obras de fines del XIX-principios del XX es como si alguien se cargar el románico de un plumazo porque el gótico lo sepultó –literalmente-- en muchos edificios.

      Eliminar
    3. ÚLTIMA PARTE
      Otra. Que Gaudí sea o no una rareza no implica para nada que su obra sea válida o no. Probablemente los verdaderos grandes artistas no tienen continuadores, solo malos imitadores, porque ellos mismos suelen alcanzar la cima en su estilo. Quevedo, por ejemplo, no tiene ningún continuador al su altura. Ni Kafka. Ni Camus. Ni Yourcenar. Ni Picasso. Ni Dalí, quien por cierto fue un gran defensor de Gaudí cuando la moda de la época le atacaba.
      Con todo, Gaudí sí ha influenciado en arquitectos posteriores como Pier Luigi Nervi, Friedensreich Hundertwasser, Oscar Niemeyer, Félix Candela, Eduardo Torroja, Kenji Imai, Frei Otto. Walter Gropius, el de la Bauhaus, decía que toda ciudad debía tener un edificio icónico y ponía de ejemplo la Sagrada Familia de Barcelona.
      Tampoco es cierto eso del despilfarro en sus obras. Es bien conocido cómo Gaudí es pionero en el aprovechamiento de recursos y el reciclaje. El trencadís mismo se basa en el reciclaje de azulejos rotos y/o desechados para crear una obra nueva de color y sugerencias clásicas.
      Bueno, podría alargarme mucho más sobre mis discrepancias. Pero creo que con lo expuesto se entiende bien.

      Por supuesto, va con todos mis respetos. Saludos.

      Eliminar
    4. Agradezco su crítica y la comprendo. Mi posición es diametralmente opuesta. A Gaudí se lo ama o no. Yo estoy dentro de los segundos.
      Y sigo pensando que de vivir hoy, no le faltaría trabajo. Tal vez en Disneylandia, u otros pawues de diversiones donde lo que prime sea el impacto visual, la foto y en última instancia su uso. Los compradores iniciales de los pisos que construyó en Paseo de Gracia no comprendían cómo a alguien se le pudo ocurrir una habitación donde apenas entre una cama y difícilmente un ropero. De ahí la demolición de tabiques para normalizar un uso normal. Pero esto pasa con algunos personajes de la historia. Otro parecido es Tàpies, pero es motivo de otra conversación. Muchas gracias y hasta cuando Ud. quiera. Las puertas del blog, se enriquecen con aportes como el suyo.

      Eliminar
  10. PARTE 1:

    Hola a todos, no hace precisamente poco tiempo que considero escribir (y/o responder) en un blog, quizás porque las banalidades de las respuestas o incluso del planteo mismo me parecen demasiado fútiles y como leí en algún momento acerca de la locura en un libro de Focault: "La sinrazón se convierte en razón de la razón, en la medida misma en que la razón sólo la reconoce en el modo de tenerla", enajenados y completamente ciegos de "tener razón" los "debates" y blogs parecen una batalla mística a muerte donde sólo importa quien tiene la última palabra, en quien está de acuerdo con quien (automático modo de crear una micro-sociedad favorable y poder "destruir" al enemigo imaginario que distinto opina)... y como dirían los españoles "joder!" que tampoco es para tanto no? Si sólo estamos tomando un café ...! Fernando tira el tema, algunos se enojan (enojarse?! por un comentario en internet que VOLUNTARIAMENTE leíste?!), otros claman su favoritismo con desdén hacia las diferencias, otros expresan su antagonismo con altura y exquisitos argumentos que nos hacen comprender algo desde otra perspectiva. Por ello decidí hacerlo, simplemente para aportar otros focos de interpretación del mismo tema.

    Más allá de amar o no a Gaudí (que, por otra parte, Gaudí NO es su obra, al igual que LC o Mies, al igual que Argentina no es Maradona, Tanto, Belén Rodriguez ni Francisco.), creo que un punto crítico de la situación es ubicarnos contextual y temporalmente, actuar con un mecenas fue de un tiempo, lugar y circunstancias determinadas, y si un mecenas permitió que se hicieran el David, el Palazzo Vecchio, el Palazzo Medici, Strozzi, etc, y otro financió una obra de la magnitud de la Sagrada Familia, no son más que meros ejemplos de lo que el poder financiero pudo y puede hacer: romper códigos, normativas urbanas, imágenes de ciudad, como si viviese en una realidad diferente: en la actualidad esa figura mutó a simples grupos de emprendedores que, mientras en la facultad de arquitectura se nos enseña como pensar un urbanismo inclusivo, con diversidad de usos y espacios públicos, los poderes económicos dominantes se ríen de la situación (si es que la tienen en el campo cognitivo porque francamente creo que ni cuenta se dan de ello), y hacen sólo lo que les retorne con un par de ceros más la inversión, por citar algunos ejemplos, en Córdoba, de donde vengo, tenemos las Capitalinas, el edificio de Tarjeta Naranja, la nueva casa de gobierno, etc..., aquí en Italia donde vivo actualmente funciona de la misma manera, mientras los institutos educativos forman en conscientización del restauro, la re-utilización del grano edilicio, la re-calificación de espacios públicos, etc, manifestaciones como la plaza seca y el edificio de Zaha Hadid Architects en Salerno ni se inmutan de haber tapado signos, íconos y partes históricas de la ciudad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. PARTE 2:

      Que qué tiene que ver con el hilo de la conversación?

      Tiene que ver con que en su momento Antoni pudo hacerlo, más que pudo en realidad, lo hizo porque era lo que en su momento se hacía, podría atreverme a asegurar muchas cosas, pero que Gaudí era plenamente consciente del urbanismo o de la funcionalidad estoy seguro que NO, sería como pretender que Platón comprendiera que es el Wi-Fi. Edificios que no responden a la estricta función (en cuanto a "optimizado uso"), sino que respondían a la conceptualidad, la metáfora, la forma, no nos olvidemos que esta obra fue realizada en el momento de transición (ya ruptura en realidad) entre el neo-clacisismo y las vanguardias del S XX. Si tomásemos el Pantheon ahora, y lo analizamos es OBVIO que no será competente a nuestros tiempos, sí lo fue en su momento, sólo eso. Si se realizó y técnicamente se encontraron las maneras de manifestarlos fue porque el "zeitgeist" de 2000 años atrás lo buscaba, y fueron cayendo, uno a uno, los sistemas, los arquitectos, los edificios, hasta lograrlo. No veo válido interpretar una obra de hace 130 años con la mentalidad y la visión actual, más aún teniéndo en cuenta el dato de un gran profesor de historía y crítica de la arquitectura, Jorge Vidal: hemos pasado por uno de los siglos más febriles de movimientos artísticos y arquitectónicos, mientras que hasta el inicio de la obra de Gaudí aproximadamente los movimientos abarcaban la vida de varios artistas, éste siglo abarcó en la vida de un mismo artista varios movimientos.
      Si creo que es completamente erroneo completar la obra respondiendo a los conceptos estilísticos del restauro (planteados por Violet Le Duc en la Francia de la segunda mitad del S XIX), sabiendo que hoy la tecnología, el modo de construír, la implantación, las necesidades, son otras, y eso sin tocar el hecho que están -literalmente- anulando nuevas personalidades creativas, millones de arquitectos que podrían hacer cosas más contemporáneas, masivas y menos dañinas al ambiente con el mismo presupuesto. No sólo que es una maquinaria infernal de costos e inversiones puestas a interpretar algo imposible de interpretar (la improvisación de Gaudí, ya que los planos se quemaron completos), sino que además su tiempo ya pasó.

      Aquí me pregunto ¿Y si todo lo agregado lo hubieran hecho en cualquier otro material de color rojo en manera de completar la forma pero no fusionar los tiempos? De la misma manera que en el Arco de Tito o en el Coliseo se ven las intervenciones de restauro y consolidación de la obra y el ojo atento lee perfectamente las dos, tres, quince fases de la historia con claridad, de esa misma manera creo que hubiera sido un gesto más claro y a favor de la lectura de los estratos que conforman ni más ni menos que la verdadera historia de esa iglesia, pero ahora bien, nos encontramos con esta realidad, la Catalunya apoya el proyecto, es, definitivamente un ícono de ciudad, están más cerca de concretarlo que de de revertir la situación, entonces ¿Que hacemos hablando de un partido de fútbol que ya terminó? Veamos más allá, sigamos proponiendo otra arquitectura desde lo que sí podemos intervenir: las nuevas mentes que vienen formándose, buscándole el hueco al sistema para que tengan más llegada las propuestas simples y que respondan a los conceptos del hoy.

      Gracias Fernando por el espacio y a opiniones como el de Jaume, ahora que he conocido tu blog de a poquito iré leyendo y tratando de aportar.

      Saludos!

      Eliminar
    2. Gracias por tu colaboración! Esclarecedora y precisa. Cuando quieras las puertas están abiertas. Tratyo de ser simple para que la gente que lo lea, se informe y hasta se divierta.

      Eliminar

La puerta está abierta. Comente y proponga. Esté Ud. de acuerdo o en desacuerdo. En cualquier caso, es Ud. siempre bienvenido. Su opinión es válida e interesante. Sólo se pide disentir sin insultar. No siempre el que habla más fuerte, tiene la razón. El contenido de esta página es de libre distribución, siempre que se cite la fuente y el autor. Si considera que sus derechos de autor o de imagen han sido vulnerados, le rogamos me lo comunique. Lo corregiré de inmediato. Si desea consultarme, puede hacerlo por mail (fw@arquitectoweissmann.com) o teléfono (+34 609725240), cuando lo desee.