Páginas vistas en total

miércoles, 31 de agosto de 2016

DOS BODRIOS EXITOSOS! PASEN Y VEAN

DOS BODRIODUCTOS FAMOSOS

En Arquitectura, como en pintura, escultura, o literatura existen opiniones para todos los gustos. Yo expondré mi opinión sobre 2 obras que mueven muchos intereses, muchas fotos y muchos adeptos. Hay gustos para todos.

Una: la Torre Eiffel. Otra: La Sagrada Familia.

Torre Eiffel (Eiffel)
La primera (la Torre Eiffel) es una especie de mecano de armar y desarmar (nunca se desarmará), pero a lo bestia... que estuvo, está y estará en París mostrando su notoria fealdad por los siglos de los siglos. Enarbolando un modernismo de fines del siglo XIX , y que estaba destinada a una Expo Internacional para luego de terminada, desarmarla. Tal vez su notoria fealdad hizo que se la mantuviera enhiesta terminada esa Exposición; tal vez para mostrarla como un típico capricho formal y como símbolo de París, que siendo la teórica Capital del buen gusto y del "charme", se permite tener un bodrio feo pero alto y muy visitado, por inexplicables razones, más allá de la curiosidad.

Esto pasa en París (Francia). 

La Sagrada Familia (Gaudí)
Viajemos a Barcelona (Catalunya, España). Acá viene la segunda. El Templo expiatorio, o Catedral de la Sagrada Familia, cuyo autor fue un taciturno y pintoresco Arquitecto llamado Gaudí, que volcó todos sus sueños (y para mi, pesadillas) en esa obra a todas luces onírica, interminable e infumable. Porque por no tener, no tiene la magnificencia ni el recogimiento místico, que uno espera de una Iglesia. Tiene una fachada que parece realizada con arena por sus chorreaduras. En algún momento, dije (y sostengo) que el Sr. Gaudí de vivir ahora, sería sin duda el Arquitecto de Walt Disney y el creador del Castillo de Campanita. Visitada por millares de turistas que se quedan boquiabiertos al mirar semejantes desatinos, como quien participa de una obra teatral de "grand guignol", con sangre y víscera repartidas por el escenario. Los operadores de turismo, en los dos casos analizados, se frotan las manos, contando el dinero que generan estas dos obras icónicas del turismo.

La arquitectura tiene estas cosas. Inexplicablemente triunfa por la perplejidad que a veces genera en la visión de un turista estas creaciones.

Pero hay una diferencia sustancial entre las dos obras. 

La Torre Eiffel, se terminó según diseñó el Ing. Eiffel.

La Sagrada Familia, aún no (hay quien dice que nunca se acabará).

El Castillo de Campanita (Disney)
Y hay otra: los planos de la Torre Eiffel, estaban realizados y completos antes que se construyera y así se hizo; bien o mal. De algo sirvió. Fue antena del ejército en la 2ª Guerra Mundial

La Sagrada Familia no. Existen pocos planos, aunque "milagrosamente" siempre aparecen "nuevos o bocetos o esquemas" que habría dejado el Sr. Gaudí, para seguir adelante con este adefesio. Así se sigue esta obra, a los tumbos, como pollo sin cabeza; porque la obra estaba sólo en la cabeza del Sr.Gaudí, que al morir no había suficiente documentación como para realizarla más allá de la Fachada Ppal. y alguna torre.

Por eso, no se priven de ver estos dos "famosos y rentables bodrioductos" 

Total, son como en las fotos, horribles, pero en persona...aún peores.





2 comentarios:

  1. Lo que hay que oír. El mayor hito en la ciudad de París, el símbolo arquitectónico por el que es reconocida en el mundo entero, el canto de cisne de la construcción en hierro, el logro ingenieril de construir la torre más alta del mundo en ese momento, un diagrama de momentos flectores convertido en torre conforme a la solicitación del viento, un elemento destinado a destruirse y que se ha perpetuado como indispensable por aclamación popular, y usted lo califica de bodrio. ¡Allá usted!

    La Sagrada Familia, la obra más ambiciosa de un genio universal, una mente capaz de construir sin planificación, un pionero de las estructuras invertidas y tensiles, un reclamo turístico para el mundo entero, la última catedral construida en piedra de la Historia, la obra a la que este genio se entregó en cuerpo y alma para construirla, si bien los escasos planos se perdieron en un incendio, un proyecto en marcha que sale adelante gracias a donaciones y es admirado en el mundo entero, y usted lo califica de bodrio. ¡Vaya hombre!

    Hay bodrios por todas partes, en todas las ciudades, en todas las calles, y se va usted a criticar dos obras tan singulares, representativas, y donde se condensa una ambición y un afán de superación difícil de encontrar.

    Creo que debería centrar sus críticas en otros elementos. Comprendo que puedan no ser de su agrado, pero tacharlos de bodrios es, desde cualquier punto de vista, excesivo.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El blog, como podrá Ud. apreciar, está abierto a toda opinión discrepante o no. Celebro la diferencia de opiniones. Respeto 100% la suya y agradezco su comentario. Saludos desde Barcelona

      Eliminar

La puerta está abierta. Comente y proponga. Esté Ud. de acuerdo o en desacuerdo. En cualquier caso, es Ud. siempre bienvenido. Su opinión es válida e interesante. Sólo se pide disentir sin insultar. No siempre el que habla más fuerte, tiene la razón. El contenido de esta página es de libre distribución, siempre que se cite la fuente y el autor. Si considera que sus derechos de autor o de imagen han sido vulnerados, le rogamos me lo comunique. Lo corregiré de inmediato. Si desea consultarme, puede hacerlo por mail (fw@arquitectoweissmann.com) o teléfono (+34 609725240), cuando lo desee.