Páginas vistas en total

martes, 25 de noviembre de 2014

COITUS INTERRUPTUS CON FINAL FELIZ



COITUS INTERRUPTUS CON FINAL FELIZ

Esta es una historia real.

Hace algunos años, terminando una obra para un importante fabricante alemán de coches, y visto el resultado, el Propietario de esa Agencia, me presentó a un socio con el que tenía otras actividades por una obra que quería hacer. Era un Hotel.

Una alegría realmente, porque esto generaba, tal vez, una “sobrevida” de mi Despacho, del Arquitecto que era mi Asistente, en fin de todo el equipo.
Nos conocimos, le hice el presupuesto de Honorarios, se aceptó y comenzamos.

Hicimos el Anteproyecto completo con muchísima ilusión, detalle, tecnicismos, propuestas y realidad virtual 3D.

Al cabo de poco tiempo, en una reunión en la Agencia de coches alemanes, sometimos toda la información al Propietario, dueño también del terreno donde se haría la obra; lo aceptó inmediatamente, pero solicitó se le agregara un piso más por razones de rendimiento. Eso no se podía, pero de todas maneras lo intenté.

Llamé a Ayuntamiento y solicité una reunión con el Alcalde y el Arquitecto municipal para la presentación del Proyecto y ver si podíamos aumentar la superficie.
Se consiguió a los pocos días. Fuimos sólo 3 personas: el Propietario, dos Asistentes, y yo. Me sorprendió que no viniese el dueño del Hotel proyectado. Entregamos un dossier muy bien hecho al Alcalde e inicié la presentación.

Todo bien hasta que llegó el análisis de los pisos y superficie proyectados. Dijeron que no era posible, y pusieron todas las pegas a ese piso “extra”. Intentando desbloquear el tema, presenté fotos de un edificio exactamente al lado que tenía un piso más…pero el Alcalde argumentó algunas trivialidades para que se hiciera, pero con un piso menos.

Los codazos del Propietario de la Agencia de coches alemanes se hicieron más fuertes… entonces, agradeciendo la atención, prometí estudiar el tema y presentar alguna solución o canje por m2 en el Hotel para tentar al Alcalde a que aceptase la modificación.

Para abreviar. Hice las gestiones correspondientes, ya por teléfono. El Alcalde manifestó que la obra no se podría hacer a menos que “sucediera algo importante”. Entonces me pidió fuese al día siguiente a verlo.
Ahí empezó el “coitus interruptus”

Ya en su Despacho me dijo que su coche (alemán y de la misma marca que el Propietario que me acompañó comercializaba) estaba un poco antiguo y que estaba pensando en cambiarlo. Traduccion: quería le regaláramos un coche nuevo y un modelo carísimo. Me quedé de piedra. Dije que hablaría con la Propiedad.

Me dijeron mis Clientes que perfecto si era "solo" eso…Que eligiera color y se lo llevara yo.

Más petrificado aún, les manifesté que yo era sólo el Arquitecto; que hacía Proyecto y Dirección de Obras, y que quería seguir haciendo estas funciones. Que no pretendía entrar en lo que fue al cabo de poco tiempo, la fiebre de corruptelas.
Que se buscaran un conductor si eso permitía hacer la obra, pero que no contaran conmigo y terminaran el trámite como quisieran QUE EN LO PERSONAL NO QUERÍA NI ENTERARME…Insistieron. (El Alcalde conmigo tenía buena relación...)

Me negué. No les gustó nada.

FINAL: La obra no se hizo. El Alcalde se quedó sin coche nuevo. Y yo con una obra preciosa en los papeles pero con una alegría que aún me dura. Esto hace que pueda dormir tranquilo, que siga teniendo una vida alejada de lujos…pero muy tranquilo.

Y que haya sido un ejemplo imborrable para mis hijos.


No pretendo ser modelo de nada. Más faltaría.

Simplemente quise contar esta experiencia que pudo cambiar económicamente mi vida, pero que preferí seguir siendo un arquitecto más y no un buscado por la policía.

No me arrepiento. Este ha sido el “final feliz” del coitus interruptus!
___________________________________________________________________

Acá dejo un link que explicaría de forma académica el porqué de estos temas. No es imprescindible...pero algo aclara.
http://www.20minutos.es/noticia/2393687/0/perdida-dinero/rechazar-soborno/genera-estres/ 

2 comentarios:

  1. Yo pensaba que solo en Argentina,se quedaban con los vueltos.
    ¡¡¡¡ Que desilusion ¡¡¡¡¡ Silvia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto no era un vuelto...Y aunque así fuese, parece como que la corrupción está enquistada en el ser humano y no parece ser una enfremdad curable...

      Eliminar

La puerta está abierta. Comente y proponga. Esté Ud. de acuerdo o en desacuerdo. En cualquier caso, es Ud. siempre bienvenido. Su opinión es válida e interesante. Sólo se pide disentir sin insultar. No siempre el que habla más fuerte, tiene la razón. El contenido de esta página es de libre distribución, siempre que se cite la fuente y el autor. Si considera que sus derechos de autor o de imagen han sido vulnerados, le rogamos me lo comunique. Lo corregiré de inmediato. Si desea consultarme, puede hacerlo por mail (fw@arquitectoweissmann.com) o teléfono (+34 609725240), cuando lo desee.