Páginas vistas en total

domingo, 17 de noviembre de 2013

EL RATÓN MELANCÓLICO.







LA MELANCOLÍA Y EL RATÓN.


Papel transparente o "calco"
No era fácil. Cuando empecé la Facultad de Arquitectura en Buenos Aires, había que dibujar en lápiz, luego en tinta y para los planos en un papel transparente que se denominaba “calco”. Este tenía la duración que te daba el gramaje. Si tenías padres pudientes, comprabas el de 80 o el de 120grs. Si tus padres no estaban en esa característica, el tuyo era el de 60grs.

Era un papel para equivocarse poco…porque no resistía muchas borradas que se realizaban con hojitas de afeitar. Será por eso que decidí que la mejor manera de no tener que hacer dos veces un plano…era pensar bien cada raya, cada rótulo, en fin cada imagen que luego compondría el plano de la materia. No me fue mal. Mis planos eran (y son) claros y entendibles.

El dibujo, no es más que un lenguaje de transmisión de ideas. Si piensas bien, si tienes las ideas claras, el dibujo saldrá igual: claro, representativo de lo que pensaste o imaginaste. No hay más misterios.
Será, imagino, como una partitura musical, que si tienes las melodías sonando bien en tu cerebro, traspasarlas al pentagrama será sencillo.
El diabólico tiralíneas...

Con el tiempo los instrumentos de dibujo se fueron ampliando. En vez del tiralíneas (instrumento maldito), tuvimos lapiceras graduadas con los distintos espesores que necesitábamos para dibujar. Les decíamos “puntas”. No recuerdo bien las marcas, pero yo usaba en general las Rötring o Staëdler.


La más gruesa era la 1.2 para borde de paredes y de ese número se iba bajando, la 08, 06, 04, 03, 02 (tal vez la más usada), y la 01 (infrecuente por la debilidad de su punta). La técnica era dibujar con puntas delgadas (siempre con la 0.2) y luego reforzar lo que sería más cercano, con las puntas más gruesas.


Las puntas de dibujo que "mataron" al tiralíneas.
A veces compartíamos el uso de las puntas de dibujo para escribir y tomar apuntes y ahí, la recomendada, era la 04. Tenía el trazo de una lapicera normal. Siempre, en todo equipo de dibujo teníamos un tanque de tinta china que era el encargado de rellenar los envases transparentes de nuestras trajinadas puntas.
Con eso conseguíamos casi siempre, tapar y deteriorar esa punta que había que cambiarla para desesperación de nuestro presupuesto, porque costaban mucho y el dinero no sobraba...

Un ritual semanal, era el viernes a la tarde, poner todas las puntas en un frasco de vidrio con líquido limpiador, en general era agua con gotas de detergente. Eso sí, guardábamos los sobrantes de las tintas en el envase de tinta de repuesto, no sea cosa que se perdiera una gota…Cuando terminaba el curso anual, la limpieza era más profunda: incluía un baño luego de limpiarlas y secarlas, en alcohol puro! Eso casi, casi significaba que venían las vacaciones.

Pero esto, sucedía en los primeros tres años de carrera. A partir del cuarto, ya se conseguía algún trabajito y a trajinar con las puntas, haciendo proyectos para gente que nos mal pagaban, por muchas horas de faena, pero que siempre agradecí las oportunidades que me dieron para ya trabajar en obras concretas y no en proyectos ficticios de la Facultad. Así, hacía proyectos de edificios, fachadas, locales, y perspectivas que dominábamos realmente y por lo cual, ahí sí, cobrábamos buen dinero!

Estas instrumentaciones con los años cambiaron. Tuvimos que reciclarnos y entrar en el mágico mundo de la informática. Al inicio con desconfianza, luego con sorpresa y finalmente con admiración absoluta.

Hasta que apareció el ratón! Y los programas informáticos. Tuvimos que deshacernos de la mesa de dibujo, compañera de noches y noches de entregas y exámenes.
 
No era ya necesario computar superficies. Al terminar el plano con el CAD tenías la información. Si te equivocabas ya a la Gillette no la buscábamos más…sólo era necesario con el ratón modificar el error; el resto se acomodaba sólo. Si la letra de cualquier parte deseabas aumentarla…dos toques de ratón y listo. Si querías agregar una ventana, tenías 80 para elegir…Y todo así. 

Si hay algún melancólico leyendo esto, podrá decir, yo viví esa época “heroica” del papel que se rasgaba cuando corregías; de los cálculos interminables, del miedo a equivocarse, de la mancha de café en el papel, del punto de fuga...

El ratón, "asesinó" todos los instrumentos de dibujo.

Y también deberá reconocer la ayuda inapreciable que estas herramientas ayudaron en la parte operativa de nuestra profesión. 

La profesión perdió romanticismo, de acuerdo, PERO CÓMO GANÓ EN COMODIDAD!!

Nota: Luego de este post, queda perfectamente en claro, que soy un pedazo de historia antigua!

Hasta el próximo!.

8 comentarios:

  1. Me pareció uno de tus mejores articulos.
    Un volver a vivir,inexorable,por el paso de los años.
    Y me emocionó al leerlo , no hubo quejas,cada época tuvo lo suyo y es evidente que lo recordas con todo respeto.
    No sé si ahora con tanta tecnologia,que por supuesto,ahorra tiempo,lo pasas tan bien como en esa época,donde había que agudizar el ingenio,para que las cosas durararan y no gastar de más.
    Me gusto mucho.Silvia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Silvia! Sólo intento poner mis recuerdos negro sobre blanco. Lo que escribo en general, son vivencias propias. Un abrazo..

      Eliminar
  2. Me encantó!
    También me acuerdo cuando el horror que sentia cuando una lapicera se caia al piso y se doblaba la punta, justo la noche previa a la entrega....

    Monica G.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las veces que me ocurrió!. La mesa de dibujo estaba en pendiente para poder acceder a la parte más lejana del papel y zás! el 0.2 hacía una cruel voltereta y siempre, como las tostadas con dulce, caía de punta...Un recuerdo ahora gracioso, pero que angustia nos daba, verdad? Saludos Mónica, desde Barcelona.

      Eliminar
  3. Hola Fernando!

    Y ni te cuento cuando la que se caia era la 0.1!! Sabés que al final dejé de usarla, de la bronca que me daba!

    PD: te comento encontré tu blog medio que de casualidad y me gustó, pero aparte, tenemos un parantesco lejanisimo. Soy una prima de Pochi (por el lado materno)
    Saludos desde Canada
    Monica

    ResponderEliminar
  4. Hola. Soy primo hermano de Pochi y de su hermano, lamentablemente fallecido no hace mucho. Espero me sigas leyendo! Y un gusto conocerte.

    ResponderEliminar
  5. Estimado Fernando:

    Me gustó mucho tu escrito -con sus comentarios complementarios-que tiene un inevitable sabor a "volver a vivir" y, a la vez, disparador de recuerdos y anécdotas de una época que está cumpliendo los 50.largos-

    Lo que pienso es que-si pudiera retroceder en el tiempo- no le daría a nada ni a nadie una noche de entrega en la facultad: Ese "estresaso" lo guardaría para cuestiones de vida importantes : no hipotecaría una sola noche por objetivos tan pequeños.

    Después de ese primer año (con tres materias: Introd a la Arquit , Visión I y Maths) en la FAU UBA, hicimos contigo un importante viaje por el Sur más Carlos y dos abogados
    : Me gustaría saber el apellido del gordito que leía a Schopenhauer pues es parecido al de un periodista de investigación con popularidad y fama en casos resonantes de corrupción en BAIRES. Su nombre es Miguel
    Prometo leer ( y re-leer) escritos anteriores de tú blog dado que estaré en vacaciones de mis ocupaciones, en este sofocante verano porteño.-
    Saludos y nos encontraremos on line Ricardo P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Serás Ricardo Paganelli? Tengo el viaje medio olvidado. Cuando vuelvas la seguimos. Un abrazo y gracias por el comentario.

      Eliminar

La puerta está abierta. Comente y proponga. Esté Ud. de acuerdo o en desacuerdo. En cualquier caso, es Ud. siempre bienvenido. Su opinión es válida e interesante. Sólo se pide disentir sin insultar. No siempre el que habla más fuerte, tiene la razón. El contenido de esta página es de libre distribución, siempre que se cite la fuente y el autor. Si considera que sus derechos de autor o de imagen han sido vulnerados, le rogamos me lo comunique. Lo corregiré de inmediato. Si desea consultarme, puede hacerlo por mail (fw@arquitectoweissmann.com) o teléfono (+34 609725240), cuando lo desee.